Con frecuencia nos consultan qué diferencia existe entre producir ganado para mercado nacional o de exportación. Lo ideal sería poder contar con una base de animales suficiente para tener siempre la opción de exportar. Muchas veces el grueso de los productores recién recienten la carencia de opciones de mercado, en las épocas del año en que el retail tiene carne en stock. Ello trae como consecuencia una disminución sobre la demanda de carne a nuestra industria nacional, y por ende, sobre el ganado de término para faena. En éstos momentos, la opción de exportar se torna interesante para poder garantizar la estabilidad de precios y flujo de proceso cárnico interno, pero probablemente la oportunidad de negocio no pueda ser concretada, por la falta de documentos que acrediten los requisitos del comprador. Por ello, es ideal que las certificaciones a diferentes mercados generen el mínimo de gasto y poco tiempo administrativo, para que no constituya el trámite en sí un dolor de cabeza para la cadena productiva.
Lo anteriormente expuesto hace que los pasos que se están generando en la modernización de trámites para PABCO sean observados con buenos ojos, ya que existe mayor madurez de la cadena productiva, lo cual abre también nuevas posibilidades al visualizar el comercio simultáneo de mercados como UE y China, por ejemplo, hecho que permite pensar en nuevas unidades de exportación de carne con valor agregado. Pero para todo ello, se requiere que en forma conjunta se pueda proveer un volumen de carne suficiente para materializar envíos, lo cual nos lleva a la necesidad de tener muchos predios proveedores, con modelos de trabajo que garanticen productividad y rentabilidad, haciendo de la carne un mejor negocio. E indistintamente de la opción de exportación, es vital poder seguir avanzando en materia de trazabilidad.
Para el mundo ganadero en Chile, las modificaciones realizadas a nivel PABCO permiten flexibilizar varias áreas que en los últimos años generaban restricción para poder abordar partidas de exportación de carne y sus derivados a mercados de importancia como la UE.
A partir del 1 de diciembre de 2017 comienza a regir el nuevo Programa PABCO Bovino. Este Programa ha sido actualizado con el objetivo de facilitar los procesos que otorgan garantías, a nivel predial, para la certificación de las exportaciones, abarcando cambios a nivel de instructivos de programa, pauta de evaluación y pauta de supervisión. Por ende, es posible que todos los predios PABCO A con anexo lechero califiquen directamente para certificación en carne. A la fecha se ha percibido interés del mundo ganadero y de 12 predios que se encontraban habilitados para exportar hace un par de meses existen a la fecha sobre 400 planteles, sólo en la Región de Los Lagos.
Podemos destacar entonces, que enfrentamos un mejor pie para poder calificar como PABCO, y dar un nuevo inicio a las exportaciones de carne a la UE. Ello, dado que se disminuyen verificaciones físicas de stock animal en los predios. De tres bajamos a una verificación anual, además de dos verificaciones documentales (con información disponible en SIPEC).
Los predios PABCO bovino A que deseen mantenerse tienen un plazo de 6 meses a partir del 1 de diciembre de 2017 para efectuar la verificación de stock física de los animales.
Otro aspecto positivo es que existe la posibilidad de ingresar animales desde predios proveedores NO PABCO a planteles que deseen continuar con dicha certificación. Esto comienza en Marzo de 2018 y los animales posibles de incorporar son aquellos que no usen anabólicos, sean menores de 12 mees de edad, cuenten con trazabilidad completa al nacimiento, porten DIIO RFID. Estos animales podrán ser exportables a la UE luego de permanecer 6 meses en el Plantel PABCO.
Invitamos a los productores a tomar contacto con su veterinario de cabecera, y dejar abierta la opción de certificación para el mercado europeo.

Verónica Ruiz Nolf,
Médico Veterinario, DGE, DGA