Seis estados de ese país recibieron la certificación sin vacunas, por lo que ahora podrán exportar una mayor cantidad de carne con hueso, apuntando a China, lo cual podría impactar fuertemente en los precios del producto que Chile manda actualmente. Asimismo, podría ingresar a nuestro país, por lo que solicitan apoyo a tiempo para los productores nacionales.

Un cambio en el actual paradigma del mercado de la carne nacional podría generarse a partir de la declaración de gran parte de Brasil como libre de fiebre aftosa sin vacunas, lo que permitiría en un futuro el ingreso de carne sin hueso al país, además de influir en los precios de lo que actualmente se exporta a China, al haber mayor stock.

En 2020 se exportaron 14.768 toneladas de carne con hueso desde Chile a China.

De acuerdo a lo que ha evidenciado el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), en el marco de la participación de Chile en el Programa Hemisférico de Erradicación de la Fiebre Aftosa en las Américas, se ve un avance significativo a nivel de todos los países del cono sur en materia de erradicación de esta enfermedad.

En menos de 32 años, el programa pasó de abarcar el 1% de los bovinos declarados del cono sur en 1988, al 95% en 2020. Esta patología está controlada actualmente en gran parte de los países de la región, manteniendo el esquema de vacunación, pero donde ya se ve que el riesgo de contagio es muy bajo.

Recientemente, se reconoció una amplia área de Brasil como libre de fiebre aftosa sin vacunación, certificación que fue otorgada por la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE). Esta área abarca los estados de Paraná, Río Grande do Sul, Acre, Rondonia, parte del Amazonas y del Mato Grosso, las cuales se unen a Santa Catarina, que hasta ahora era el único estado con certificación internacional como libre de fiebre aftosa sin vacunación.

Este cambio conlleva la liberación de unos 40 millones de animales desde dos estados, que además poseen razas europeas de bovinos. Esta situación plantea un completo cambio de escenario probable para el comercio de carne en Chile, ya que en el lapso de uno a tres años nuestro país podría estar importando cortes con hueso. Además, la irrupción de Brasil en los mercados internacionales, con mayor oferta de carne bovina, es un incentivo para los países vecinos a eliminar también la vacunación.

NUEVO ESCENARIO

Para el presidente de la Corporación de la Carne (Corpcarne), Sergio Willer, esta situación llama a repensar las actuales estrategias de diferenciación del producto nacional, donde por ejemplo, lo que ha sido una realidad desde hace algunas décadas, como es la condición zoosanitaria privilegiada en el país, se verá diluida por el avance sanitario de los países vecinos. “Ahora esta condición zoosanitaria se transforma en un piso base para considerar la producción de carne. Tenemos que actuar de forma proactiva, porque tenemos muchos otros atributos que se evidencian en la actualidad, a los cuales no les hemos sacado el debido partido.

Es muy probable que puedan llegar a Chile cortes bovinos con hueso, lo que claramente genera un impacto negativo en nuestra cadena productiva, porque la gran ventaja actual que tenemos los ganaderos es la carne con hueso”, advirtió. Además, señaló que otra de las amenazas latentes es la posibilidad de que se puedan abrir las fronteras para la importación de animales en pie de diferentes categorías.

El timonel de Corpcarne añadió que es de vital importancia tomar medidas a tiempo, las cuales permitan que el producto cárnico nacional pueda acceder a otros nichos de mercado, ya que no sólo debe considerarse a la fiebre aftosa, sino también a las condiciones de entorno productivo, la inocuidad industrial, la calidad de los envases, entre otras condiciones. “La parte más importante es el arraigo principal de más de cien mil pequeños y medianos productores a lo largo del país. La ganadería está presente en los lugares más apartados de nuestro territorio”, manifestó.

En este sentido, Willer apela al apoyo del Estado para la industria, con la apertura de nuevos mercados internacionales de carne bovina de mayor valor, además de las iniciativas que otorguen valor agregado a los cortes que tienen poco margen de comercialización. junto con ello, propone la eliminación de la retención del IVA para carnicerías, de manera de no perjudicar la comercialización de carne nacional y acelerar la modernización de la norma de tipificación.

Asimismo, indicó que se debe avanzar en modelos que generen un círculo virtuoso en el bienestar animal a partir del sector lácteo, en el ámbito de los machos lecheros, y potenciar la productividad de rebaños crianceros. Ello, además del apoyo a la innovación de envases y usos amigables con el medio ambiente, la inocuidad alimentaria y fortalecer la base productiva del programa de suelos degradados, con mayor presupuesto general. “Llamamos a colaborar, en conjunto con el SAG, para perfeccionar nuestro sistema de trazabilidad. Hoy más que nunca debemos hacer causa común para que todos nuestros animales puedan insertarse en canales de exportación y ello pone como condición mínima la mantención de la trazabilidad total del animal”, aseveró.

CADENA CÁRNICA

El presidente de la Asociación gremial de Plantas Faenadoras Frigoríficas de Carnes de Chile (Faenacar) Alejandro Anwandter, comentó que el mayor impacto que el nuevo escenario brasileño podría provocar está en las exportaciones de carne con hueso, ya que el mercado Chino es muy demandante de ese producto específico.

“Creo que Brasil va a hacer todo lo posible por comenzar a exportar carne con hueso a china, sin embargo, para que eso acurrase tiene que conocer esa nueva condición de la OIE, creo quesea inmediato, aunque de alguna forma en el futuro mediano debería notarse en los precios en China”, explicó.

En cuanto al mercado interno, Anwandter señaló que el impacto no se ve considerable, al menos no a corto plazo.  Por otra parte, el presidente de la Asociación Gremial de Ferias Ganaderas de Chile (Afech), Ricardo Pozo, coincidió que a corto plazo no se verán consecuencias para el rubro cárnico nacional, mientras que a mediano plazo esta importante zona de Brasil libre de fiebre aftosa sin vacunas podría tener un efecto negativo en otros mercados. “Podría afectar el precio de lo que se está exportando a China desde Chile, es decir, indirectamente podría afectar a la exportación a ese país asiático, bajando un poco el precio de las vacas”, indicó.

Otra de las posibilidades que Pozo visualiza es que Chile deje de ser atractivo como un país de destino de las exportaciones brasileñas, porque pueden optar a mejores mercados, aunque por otra parte también puede darse la posibilidad de que ingrese carne brasileña con hueso y competir directamente con la chilena de iguales características.

Autor: Paola Rojas Mendoza – australosorno.cl