Durante las últimas semanas he tenido el honor de participar en instancias de trabajo sectorial, varias de ellas relacionadas con innovación. Viendo los enormes desafíos para apoyar a todos los segmentos en la cadena cárnica, algo ha fallado en términos de agregación de valor, porque los atributos de inocuidad, tecnología, sellos de origen, etc, deberían haber resultado en una producción con mejores niveles de rentabilidad y bienestar económico, y sin embargo eso no siempre resulta así.

Se observa como un positivo avance el que brinda el Gobierno Regional de Los Lagos, al realizar esfuerzos por imprimir a los Fondos de Innovación para la Competitividad FIC un mayor sentido de pertenencia con los ejes productivos de la Región.

En rubros ampliamente dispersos como el nuestro, la innovación lleva implícito paso adicional que en general se tiende a extirpar de la ecuación, la FASE DE ESCALAMIENTO. Considerada como una herramienta de fomento y no de innovación, en ganadería está implícita, y es crucial para agregar valor. En otros rubros es probable que una innovación puntual brinde enormes beneficios económicos, porque la empresa tiene una logística propia instalada para producir muchas unidades de dicho producto, en un tiempo reducido, que permite dar respuesta a una oportunidad de mercado detectada. En la cadena cárnica, ésta situación puede ser asimilada a la industria procesadora.

Es la adopción de un modelo de negocio una acción de innovación? Para muchos expertos no es innovación algo que ya esté realizado en forma previa. Es una tremenda tentación para hacer variantes de investigación que no tienen un impacto concreto sobre la población objetivo, en vez de facilitar procesos. Para lograr agregar valor, necesitamos una escala mínima de animales que puedan representar una oferta a nicho diferenciado. Porque una experiencia piloto de escala insuficiente o que no cuente con un análisis real de rentabilidad corre el riesgo de quedar solo como una buena idea que no pudo llegar a puerto, produciendo frustración, y disminuyendo las opciones de generar un real aporte en términos de desarrollo país.

VERONICA RUIZ NOLF
CORPORACIÓN DE LA CARNE