“Si Chile persiste en el uso de anabólicos, le será difícil penetrar en el mercado europeo y, aun más en el inglés, considerando la etapa actual del desenganche de la Unión Europea, a través del Brexit”, fue una de las conclusiones del gerente ejecutivo de la empresa Meadow Quality, Matt Nightingale.

En este escenario -el experto inglés, quien participó de los seminarios “Meat Days: mercado cárnico y las alternativa de una oferta exportable”, organizados por la Corporación de la Carne junto a ProChile, y desarrollados en Valdivia y Osorno- recalcó que si los productores chilenos trazan un camino con decisiones serias, surgirán posibilidades de comercio más allá de lo que brinda el continente asiático.

“El mercado inglés u otros con similares exigencias puede aportar conocimiento y tecnología a este país. En pocas palabras, la oportunidad de enviar un producto con valor agregado está sobre la mesa, pero tienen que cambiar las condiciones de producción”, insistió.

Durante los seminarios, Nightingale compartió con autoridades del sector público y privado; técnicos e interesados en general, la experiencia de la industria cárnica inglesa para fomentar el valor y la oferta de terneros de lechería, mediante centros de crianzas y modelos productivos económicos para recría y engorda.

En este contexto, el experto reconoció que una de las cualidades competitivas de la producción de carne en Chile es la alimentación a base de praderas.

“La principal ventaja de la ganadería chilena, aparte del pasto que es similar al del norte de Escocia, es la ubicación; es decir, está concentrado en el sur (Las Araucanía, Los Ríos y Los Lagos), por lo que se genera la posibilidad de sacar ganado a otras regiones del país”.

Advirtió que hay que crecer en el número de cabezas de ganado y para ello una alternativa es haciendo uso del macho lechero, el que hasta hace poco era descartado por la industria lechera. “Así se genera más kilos de carne”, concluyó.

INVESTIGACIÓN TERNEROS MACHOS DE LA LECHERÍA

Al respecto, el ejecutivo valoró la investigación llevada a cabo por el doctor Emilio Martínez, de la Universidad Austral de Chile, en torno al novedoso sistema de alimentación de bajo costo, para insertar terneros en la cadena cárnica de exportación, innovación que llega en un punto propicio, transformándose en una alternativa que favorece la industria bovina de la zona sur.

“La cantidad de personas que asistieron demuestra que es importante generar estos espacios de discusión y análisis, donde distintos sectores con posturas diferentes se unen frente a un tema, porque los rubros pasan por altos y bajos, pero en esos momentos difíciles hay que unirse para salir juntos. Chile tiene mucho potencial y altas posibilidades de incrementar la producción ganadera”, aseveró el ejecutivo.